Los copleros del Arauca, mas de 50 años de historia en el llano colombo venezolano.

Por Mario Alexander Mantilla Manosalva

Foto cortesía archivo personal

En el año 1960 surgió en la aldeana y apartada localidad de Arauca, capital de la intendencia de Arauca,  una agrupación musical  que se autodenominó “LOS COPLEROS DEL ARAUCA”, en un intento por recoger  y direccionar los “aires” musicales y el coplerío que circulaban libremente  por los campos llaneros. Esta música se venía ejecutando con instrumentos de cuerda como la bandola o el bandolín acompañados por las maracas y, a falta de éstas,  por la “carraca” o el “furruco”.  En los centros urbanos se empleaba el tiple, la guitarra y el violín.

El grupo “LOS COPLEROS DEL ARAUCA” se caracterizó por el empleo del  arpa, un instrumento aclimatado en Venezuela para la ejecución del pasaje y cuyo mejor exponente de la época era Juan Vicente Torrealba.   

Con vocación innata que entraría a contradecir las teorías de los sociólogos actuales, la ejecución del novedoso instrumento corrió a cargo de DAVID PARALES BELLO, un jovencito nacido a orillas del río Arauca sobre los barrancones de El Zamuro. Al cabo de poco tiempo, se conformó el grupo musical de los HERMANOS PARALES integrado por David, Marcos y Pedro Parales Bello. Con el nombre definitivo de “LOS COPLEROS DEL ARAUCA”, la agrupación se amplió con nuevos araucanos, de la siguiente manera:

Arpa: David Parales Bello

Cuatro: Marco Parales Bello

Maracas: Pedro Parales Bello

Pareja de baile: Hugo Mantilla Trejos y Rosaura Blanco

Cantante y bailador: Joaquín Rico “El Rompesuelo”

Compositores: David Parales Bello y Hugo Mantilla Trejos

La agrupación realizó sus primeras presentaciones en bailes y parrandas  familiares sin sobrepasar los linderos del municipio pero  su maestría la llevó a Villavicencio donde se ejecutaban galerones  con guitarra y Luis Ariel Rey figuraba como el mejor exponente del folclor regional. 

Invitados por el gobierno de Santander, “LOS COPLEROS  DEL ARAUCA” se presentaron y fueron consagrados en el Festival de El Socorro como el mejor grupo musical del país, reconocimiento que los llevó de inmediato a Bogotá donde Sayco declaró a David Parales Maestro de Maestros no obstante su juventud. En esta capital obtuvo aplausos y menciones en los principales diarios y emisoras nacionales que le permitieron acceder a los más acreditados festivales del continente: fue declarado FUERA DE CONCURSO en el Festival de Ypacarai, en Paraguay, donde anualmente se dan cita los mejores arpistas del mundo.

ANTE EL MUNDO Realizó la banda sonora para el largometraje “Se Llamaría Colombia” y fundó en Bogotá el Centro Folclórico del Llano donde se formó una constelación de arpistas que han difundido por el mundo las posibilidades estéticas del arpa. Como corolario de su labor pedagógica, el director del conjunto  escribió y ha venido difundiendo por el país el libro EL ARPA que alcanza ya los 50 mil ejemplares. En todo el llano colombiano, comenzando por el Meta, se adoptó el arpa como instrumento dominante y se constituyeron escuelas y agrupaciones siguiendo siempre los parámetros instituidos por Los Copleros. Haciendo una gran síntesis, el grupo recorrió todo el continente americano, Europa y parte de Asia, con exclusión apenas de los escenarios del África.  Sin lugar a equívocos, es válido asegurar que “LOS COPLEROS DEL ARAUCA HAN SIDO HASTA EL PRESENTE LOS MEJORES EMBAJADORES MUSICALES DE ARAUCA Y DEL LLANO ENTERO»

Pues bien, sea esta la oportunidad para rendir un homenaje a quienes se encargaron de difundir el JOROPO como expresión de una cultura nueva en Colombia y tomaron por nombre artístico “Los Copleros del Arauca” para mostrar un pueblo, una región y un río que divide, pero que también une a dos pueblos de Colombia y Venezuela en uno solo: ¡¡¡ ARAUCA¡¡¡