Cantautor Yesid Ortiz

«El saucelito del Llano»

Yesid Ortiz, en concierto

Su primera producción musical ocasionó un impacto positivo en el mercado llanero, por la originalidad para escribir e interpretar canciones. Su estilo refleja las vivencias del hombre criollo de faenas duras en sabana abierta, diestro para torear un toro, montar un caballo cerrero (bravío), cruzar un caño ó río crecido con la noche oscura sin importarle el peligro.

Tuve la oportunidad de conocer a José Borjas, representante legal de la empresa musical Sonibor Producciones, sello que durante años respaldó la producción discográfica de varios artistas del Vichada, Meta y Casanare. Borjas estaba radicado en Bogotá y se movía por varios departamentos del país donde ya tenía contactos para la distribución de música y su objetivo era fidelizar clientes en el Departamento de Arauca. También distribuía la música de otros sellos. Una madrugada subió a la emisora Meridiano 70 con una maleta grande llena de Cds con distintos ritmos. Para ese entonces la gerencia de la emisora estaba a cargo del periodista Efraín Alberto Varela Noriega (q.e.p.d.) y se me había asignado la dirección del programa de música llanera “buenos días llanura”, de lunes a viernes, en el horario de 4 a 6 de la mañana. Esa fue nuestra primera charla con Borjas. Luego de la entrevista radial negociamos cien Cds de música llenera con voces de artistas reconocidos a nivel nacional e internacional, entre ellos Aries Vigoth, Aldrumas Monroy, Luis Quinitiva (q.e.p.d), Rafael Martínez (el cazador novato), entre otros. También cargaba el Cd promocional de varios artistas nuevos, entre ellos Yesid Ortiz, quien había realizado su primer trabajo discográfico titulado “Amores de Coleaderas” y estaba recién salido al mercado. Esa mañana promocionamos el disco y confieso que me gusto el estilo criollo y sabanero del casanareño, típico de las fiestas sabaneras, aquellas que se engalanaban con las muchachas de las veredas y en la que no faltaba la garganta de dos copleros al pie del arpa disputándose el amor de la más linda del vecindario. Fue la primera vez que sus canciones sonaron en una emisora araucana.

Ramón Gutiérrez, entrevista a Yesid Ortiz

Con el paso de los días los oyentes empezaron a solicitar sus canciones y la venta fue tomando cuerpo en establecimientos y entidades públicas. Varios funcionarios de la gobernación de Arauca adquirieron el trabajo y quedaron satisfechos con la compra, incluso algunos me solicitaban detalles de sus presentaciones y sobre la vida del artista. Una tarde dialogué con el ingeniero Cesar Valcacer, joven araucano con un brillante desempeño profesional en la Secretaría de Obras Públicas del Departamento de Arauca, y me dijo que estaba interesado en promover espectáculos de música llanera y que le gustaba el estilo y la voz de Yesid Ortiz. Cesar me había hecho una buena compra de música y era un cliente que estaba pendiente de las nuevas producciones en el mercado. Meses después, las balas asesinas acabaron con la vida de Cesar. Sentí dolor por la muerte de mi paisano y amigo. Por esos días perdí el contacto con Borjas y ya no tuve noticias de Yesid, pero tenía claro que su estilo original lo llevaría a pisar terrenos lejanos. Años después Pedro Parales Ramírez, actual concejal de Arauca, y quien estaba radicado en Yopal, me dijo que la segunda producción discográfica de Yesid “amor cerrero”, estaba sonando en las emisoras del Meta y el  Casanare, pero fue producción que no llego a Arauca. De esa producción se destaco el tema “guacaba criolla guacaba”, tema que ocupo el primer lugar en las emisoras del Casanare y lo hizo merecedor del galardón “mejor artista del año”. Una tarde me encontré a Yesid en el parque de la ciudad de Arauca, junto a Huber Paredes (el tamareño), buscando las emisoras locales para una entrevista. Ambos regresaban de la ciudad de Pedraza después de haber cantado en un amanecer llanero. Esa fue la primera vez que estrechamos las manos con Yesid. Aquella tarde se hizo el lanzamiento de su tercera producción musical, por cierto muy bien recibida en Arauca puesto que los oyentes no dejaban de marcar el teléfono de la emisora preguntando por el disco. De inmediato marco pauta el tema “cuando este llanero muera” de la autoría de Jesús Daniel Quintero “el tigrito de mata negra”. Desde entonces fue canción que no paro de sonar y marco la pauta en esa producción discográfica. A los pocos meses el casanareño piso las primeras tarimas araucanas, tanto en los establecimientos públicos, como en los festivales de renombre en el Departamento. El pasado (2010), cumplió el deseo de cantar en el festival Internacional de la Frontera “Santa Bárbara de Arauca”, luego de varios años de espera. Su intervención estuvo enmarcada en un pergamino de éxito. Allí interpreto canciones de lo que sería su nueva obra musical, por cierto ya en el mercado con escasas semanas de lanzamiento. Es el quinto trabajo titulado “Corazón Roto” que incluye una variedad de temas de su autoría y de reconocidos compositores lleneros. ¡Éxitos amigo Yesid!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.